|

Italia – Compromiso por los jóvenes, nuevos contextos y nuevos evangelizadores

(ANS – Turín) – Se ha renovado en el Colle Don Bosco y Valdocco la cita misionera que en los últimos años reúne a los jóvenes voluntarios y misioneros que salen, religiosos  y laicos, Salesianos e Hijas de María Auxiliadora. El Rector Mayor tuvo palabras serias y profundas sobre los objetivos educativos de Don Bosco, la realidad actual de los jóvenes y las actitudes del misionero.

En el teatro de Valdocco, Don Chávez recordó que para Don Bosco alegría, canciones y paseos eran medios para llegar a los niños y proponerles “ser felices en el tiempo y en la eternidad.” Una felicidad que los jóvenes no persiguen más o que confunden con autorrealización  inmediata. Don Bosco entendía la felicidad como vivida y propuesta por Jesús, que ha sido capaz de entregarse totalmente a Dios y a los demás.

El Rector Mayor recordó cómo los jóvenes de hoy se encuentran en una zona de indiferencia e impotencia. Un poco por “elección personal, cuando ellos mismos privilegian lo particular, tal vez haciendo hincapié en las relaciones virtuales y vaciando las de verdad, y un poco ‘porque están bloqueados por las opciones sociales y políticas que atrofia su futuro. Los jóvenes de hoy en día – en referencia a la realidad occidental – se ven privados del derecho al trabajo, a su futuro.

La acción educativa y evangelizadora salesiana, que siempre va de la mano con la protección y promoción de los derechos humanos, debe entrar ahora en el ámbito de la nueva evangelización y necesidades de los trabajadores y educadores que están en sintonía con los nuevos retos de la cultura.

La vocación misionera es un don del Espíritu “que llama incansablemente a todos los cristianos a ser discípulos, testigos y apóstoles del Señor crucificado y resucitado, a ir a todas  partes”, dijo el Rector Mayor durante la homilía de la celebración eucarística para la mandato misionero.

Los misioneros salesianos que salen, llamados a ser signos y portadores del amor de Dios, se encuentran que deben operar en un contexto nuevo, no sólo desde el punto de vista de la geografía – todo el mundo es ahora una misión – pero sobre todo porque se caracteriza por una serie de nuevos escenarios en los que se vive la vida humana y se desarrolla la misión de la Iglesia: la economía, la política, el fundamentalismo religioso, el progreso de la investigación científica y tecnológica desligados de la ética sobre los valores fundamentales, la comunicación social, que ofrece nuevos servicios a la humanidad, pero abre nuevos retos.

La Iglesia, que está luchando por una nueva evangelización, quiere dar una respuesta positiva a las grandes necesidades del hombre: “Quiere transmitir realmente una buena nueva que llene de luz, de sentido y de esperanza su vida. – ha dicho el Rector Mayor – De ahí la necesidad de ser grandes alegres y creyentes convencidos capaces de transmitir la fe, sabiendo que sólo en Cristo, el hombre puede alcanzar la plenitud de la vida, la fecundidad duradera y la felicidad a la que aspira ” .

Comentando las lecturas del Domingo XXVI del Tiempo Ordinario, don Chávez indicó a los misioneros algunas actitudes de ser administradores y no dueños del Espíritu, atentos a las semillas de la verdad presentes en las otra realidades, abiertos al diálogo “especialmente aquellos que proclaman el evangelio deben ser capaces de descubrir los puntos de contacto con otras personas para injertar, casi naturalmente, el mensaje de la salvación. Sólo de esta manera la fe nunca se convertirá en ‘controversia’ y marginación, sino más bien y esencialmente agregadora  y ‘caritativa’, y por lo tanto siempre abierta al diálogo intercultural e interreligioso”. Y más adelante: “El cristianismo no es una etiqueta, sino una forma de vida, ¡que a veces se encuentra misteriosamente incluso en aquellos que no son cristianos!”

Al final de la homilía tuvo lugar con sencilla y profunda devoción, la entrega del crucifijo misionero a 45 Salesianos, 15 Hijas de María Auxiliadora  y 11 laicos italianos y polacos. Un gesto que recordó que en la misma iglesia el 11 de noviembre 1875 Don Bosco confió a los primeros salesianos que partían para la Patagonia argentina el mismo compromiso: ser signos y portadores del amor de Dios a los jóvenes.

Short URL: http://www.salesianosayacucho.edu.pe/?p=2394

Posted by on Oct 1 2012. Filed under MUNDO. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed



Recently Commented