|

26 de agosto: ¡Feliz fiesta de Ceferino Namuncurá! Seamos útiles a nuestro pueblo…

Nacimiento, escuela en Buenos Aires

Ceferino Namuncurá nació el 26 de agosto de 1886 en Chimpay, a orillas del Río Negro.
Manuel, su padre, fue el último gran cacique de la tribu de los Indios Araucanos. Había debido rendirse, tres años antes, a las tropas de la República Argentina.
Ceferino después de 11 años de vida libre en las pampas fue enviado por su padre Manuel Namuncurá a estudiar en Buenos Aires para que más tarde pudiera defender a su raza. El clima de familia que se respiraba em el colegio salesiano hizo que se enamorara de Don Bosco

Crecimiento espirituál

Creció en él la dimensión espiritual  y comenzó a desear ser sacerdote salesiano para evangelizar a su gente. Eligió a Domingo Savio como su modelo y durante cinco años con uno esfuerzo extraordinario por integrarse en una cultura totalmente nueva para él, llegó a ser otro Domingo Savio.

Aspirante salesiano

Fue ejemplar su compromiso en la piedad, en la caridad, en los deberes de cada día, y en ejercicio ascético. Este muchacho a que le costaba “ponerse en fila” y “obedecer a la campana”, llegó a ser, poco a poco, un auténtico modelo. Como quería Don Bosco era exacto en el cumplimiento de sus deberes de estudio y de oración. Su palabra era aceptada en los recreos por  sus compañeros que lo tenían como árbitro en sus disputas. Impresionaba la lentitud con la que hacía la señal de la cruz, como si meditara cada palabra. De hecho, corregía a sus compañeros , enseñándoles a hacerla despacio y con devoción.

Italia

En 1903 (tenía 16 años y media; y su padre había sido bautizato a los 80), Mons. Cagliero se lo llevó a Viedma, para que se uniera al grupo de aspirantes y empezara allí sus estudios de latín. Debido a su poca salud el obispo salesiano decidió llevarlo a Italia para continuar los estudios en forma más seria, y en un clima más apropriado. En Italia se econtró con Don Rúa y con el papa Pio IX que commovido lo bendijo.  Inició los estudios en Turín  y después ingresó al Colegio Salesiano de Villa Sora, en Frascati. Se dedicó al estudio de tal manera que llegó a ser el segundo de su clase.

Fallecimiento

Pero una enfermedad no diagnosticada a tiempo (tal vez porque él nunca se quejaba), iba minando su salud: la tuberculosis. El 28 de marzo de 1905 fue ingresado en el hospital de los Hermanos Juaninos, en la isla Tiberina de Roma. Era demasiado tarde. Murió allí, dulcemente, el 11 de mayo.

Desde 1924 sus restos reposan en su tierra natal, en Fortín Mercedes, a donde acuden multitud de peregrinos a rezarle. Más recentemiente, la Congregación salesiana, con el permiso de la Santa Sede y la aprobación de los obispos de Fortín Mercedes y de Junín de los Andes, la urna con los restos del Beato Ceferino de Namuncurá ha sido traslada al asentamiento de Mapuche de San Ignacio, Neuquén.

Short URL: http://www.salesianosayacucho.edu.pe/?p=2000

Posted by on Ago 26 2012. Filed under MUNDO. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed



Recently Commented